Comparte!

El lanzamiento del clip lo hizo Vogue como parte del anuncio de su portada de agosto, donde la cantante de 26 años aparecerá con un vestido negro y un perro, en la playa.

«Sin bailarines ni una escena elaborada, capturando simplemente la claustrofobia creativa de Ariana Grande», escribió la publicación sobre el video.

El audiovisual, dirigido por Bardia Zeinali, muestra a Ariana bailando en una caja de luz blanca e incluso se pueden ver sus icónicas botas danzar y hacer ruidos al caminar, sin ella. También, aparece el uso de efectos Trippy (psicodélicos) que, como lo mostró en «No Tears Left To Cry«, le gusta aplicar.